LEO BLANCO

Una tarjeta de presentación de Leo Blanco estaría incompleta si sólo se escribe la palabra pianista bajo su nombre. En el escenario vive el intérprete, quien respira la improvisación como razón de sus composiciones. En la academia, la experiencia del artista que entiende la enseñanza como un acto creativo, y en el estudio de grabación, o en el instante de una idea, está el productor musical.

Decir que Leo Blanco se circunscribe a una sola herencia musical sería insuficiente. Sobre las teclas se revela su profunda formación como músico académico; su origen andino (nació en Mérida, Venezuela) se asoma en forma muy personal en su trabajo como compositor, además de otras influencias de la música venezolana, suramericana, africana, del jazz y del world music.

Para hablar de Leo Blanco también sería necesario describir que ejerce todas sus vocaciones con ímpetu, el mismo que lo llevó a emigrar de Los Andes a Caracas, y luego a Estados Unidos de Norteamérica, desde donde emprende una etapa profesional en la que ha compartido con artistas de la talla de Terence Blanchard, Chucho Valdés, João Bosco, Gonzalo Rubalcaba, Luciana Souza, Bob Moses y Dave Samuels, entre otros.

En la música de Leo Blanco, escucho memoria y deseo… su meticuloso oído siempre atento a las diferentes tradiciones sudamericanas.…

Christopher Lydon, National Public Radio, EE.UU

El niño que comenzó a ser músico a los 11 años de edad en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Mérida vive ahora en Boston. Sin embargo, la distancia no es sinónimo de distanciamiento con su país. Leo Blanco no deja de emprender proyectos en Venezuela y con músicos venezolanos. En su carrera internacional ha dejado huella en escenarios de Estados Unidos, Holanda, Escocia, Suiza, Japón, Brasil, Italia, Alemania y Colombia, entre otras naciones.  Recientemente, realizó una gira por Reino Unido en la que recibió excelentes críticas. “…Blanco es un fenómeno… lo refinado de su técnica en este repertorio sin acompañante, el cual hasta ahora había sido restringido a su hogar, sólo puede fortalecerlo”, señaló John Fordham de The Guardian.

El trabajo sostenido de Blanco también incluye la grabación de cuatro discos: Fin del primer capítulo, Roots & Effect, Africa Latina y el más reciente, titulado Pianoforte, en el que reúne una selección de piezas que dicen mucho de su híbrida personalidad musical y de su pasión por la improvisación. Durante la grabación del mismo, realizada en vivo desde el Teatro César Rengifo de Mérida, se colaron inesperadamente las campanadas de la iglesia contigua, y el pianista aprovechó el momento e improvisó sobre esos sonidos que quedaron plasmados en el disco.

El músico y compositor multiinstrumentista de vientos, Pedro Eustache, catalogó el disco Pianoforte de Leo Blanco como “un golpe directo a los sentidos. Es un ejercicio artístico en esencia, expresado en sonido… una travesía musical llena de frescura, ingenio, humor, profundidad, ternura, furia -y muchas otras expresiones contrastantes- envueltas de manera hermosa y cohesiva en una forma nada pedante pero directamente narrativa… semejante a la cita de Beethoven sobre la expresión musical “lo sorpresivo y lo bello”. Pianoforte, de Leo Blanco, es, sin duda alguna, más que extraordinario”.

Luego de presentarlo en Reino Unido, Blanco se presentó en el Festival de Piano y los Períodos de la Música del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, que se realizó en octubre de 2013 en el Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Caracas. Primero con formato orquesta, en la que participó la Sinfónica Juvenil de Caracas bajo la dirección de Raimundo Pineda; y, luego, en un recital en solitario, el pianista venezolano se paseó por el jazz hasta las mezclas de ritmos latinos y afroamericanos, amén de la música venezolana a la cual nunca ha renunciado.

Leo Blanco es profesor del prestigioso Berklee College of Music y miembro del cuerpo de docentes de Longy School of Music, en Boston. Además, dicta talleres como invitado en el New England Conservatory, en el Oberlin College y en otras casas de estudio en diversos países.

Suscribir al Newsletter